archivo

Archivos Mensuales: junio 2013

LA AGN APROBÓ UN INFORME DE AUDITORÍA SOBRE LA IMPLEMENTACIÓN DE LA LEY 26.190 DE RÉGIMEN DE FOMENTO NACIONAL PARA EL USO DE FUENTES RENOVABLES DE ENERGÍA ELÉCTRICA POR PARTE DE LA SECRETARÍA DE ENERGÍA DE LA NACIÓN DEPENDIENTE DEL MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN FEDERAL, INVERSIÓN PÚBLICA Y SERVICIOS, ENTRE ENERO DEL 2007 A JULIO DEL 2011. EL INFORME ANALIZA LA GESTIÓN DE LA SECRETARÍA EN POS DEL CUMPLIMIENTO DEL OBJETIVO DE ALCAZAR PARA EL 2016 UNA CONTRIBUCIÓN DEL 8% DEL CONSUMO DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA NACIONAL DE FUENTES RENOVABLES NO HIDROELÉCTRICA. DEL ANÁLISIS EFECTUADO, SE DESPRENDE QUE LA SECRETARÍA DE ENERGÍA NO HA COORDINADO ACCIONES CON ENARSA NI SE ENCUENTRA AL TANTO DE LOS AVANCES LOGRADOS.

 

El informe de auditoría aprobado por el Colegio de Auditores Generales se originó como  un seguimiento de un informe anterior de la AGN aprobado por la Res. Nº 160 en el año 2007 sobre una auditoria a la Subsecretaría de Energía Eléctrica respecto de las propuestas y estrategias destinadas al uso racional de la energía eléctrica y el desarrollo de las energías tradicionales y alternativas. Para el presente informe, a ese seguimiento se le agregó el estudio de la implementación de la Ley 26.190 promulgada en diciembre del 2006 que fija la meta de alcanzar una contribución del 8% del consumo de la energía eléctrica nacional en el plazo de diez años a partir de la puesta en vigencia de la Ley en el año 2006.

La importancia de este informe radica en que las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) provenientes del sector energético representan el 47% de las emisiones totales de GEI a escala nacional, tema importante considerando que el Estado nacional tiene asumido un compromiso internacional con la ratificación del Protocolo de Kioto en disminuir estas emisiones que provocan calentamiento global.

 

De acuerdo con los informes estadísticos del sector eléctrico elaborados por la Secretaría de Energía, la generación térmica representa aproximadamente el 60% de la generación total de energía eléctrica, seguida por la generación hidroeléctrica a partir de grandes represas.

La contribución de las fuentes de energía renovable a la matriz energética nacional es del 37,5%, de los cuales el 37,21% corresponden a energía hidroeléctrica, el 0,29% a energía eólica, mientras que la contribución de la energía solar es del 0,004%.

 

La ley define como fuentes de energías renovables no fósiles a la energía eólica, solar, geotérmica, mareomotriz, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de planta de depuración y biogás, con excepción de los usos previstos en la Ley 26.093.

 

Entre los proyectos de generación de energía eléctrica informados por el organismo, se destaca el programa GENREN (Generación Eléctrica a partir de Fuentes Renovables), que tiene como objetivo central la adjudicación de contratos de abastecimientos con fuentes renovables de energía.

 

El organismo también informo como avance que a través de la Providencia MPFIPyS 794 (13 abril de 2009) donde se instruyó a Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA) a instrumentar un proceso licitatorio convocando a ofertas de disponibilidad de generación de energía proveniente de fuentes de origen renovables por un total de 1015 MW de potencia instalada, proveniente de diversas fuentes renovables. Como resultado de la licitación, se ha adjudicado una potencia total de 895 MW, correspondientes a 754 MW de energía eólica, 20 MW de energía solar fotovoltaica, 10.6 MW de PAH y 110.4 MW de generación térmica con biocombustibles. El organismo informó que actualmente se están realizando nuevas convocatorias en el marco del GENREN II para proyectos de biomasa, geotermia, biogás, RSU, solar térmica y térmica con biocombustibles. Sin embargo, del análisis efectuado, se desprende que la Secretaría de Energía no ha coordinado acciones con ENARSA ni se encuentra al tanto de los avances logrados.

Entre las principales observaciones del informe se encuentran:

a)        No se encontró evidencia de la existencia de estrategias de implementación para alcanzar la meta establecida en el plazo previsto en la Ley 26.190. Por otra parte, tampoco se definieron metas ni objetivos referidos a investigación para el desarrollo tecnológico y la fabricación de equipos (art. 1).

b)        A pesar de haber pasado en exceso el plazo de reglamentación dispuesto por la Ley 26.190 (90 días a partir de la promulgación, realizada con fecha 27 de diciembre del 2006), el Poder Ejecutivo aún no ha reglamentado los incisos c, d y e del artículo 6, que define políticas en materia de ER.

c)        La Secretaría de Energía cuenta con un estudio prospectivo para evaluar la factibilidad de la implementación de las ER en Argentina (junio de 2009). Sin embargo, no se encontró evidencia del desarrollo de instrumentos para aplicar las recomendaciones del estudio.

d)       No se encontró evidencia de procedimientos que prevean la revisión y actualización periódicas de la política en materia de ER.

e)        La SE carece de una estructura que centralice la gestión de las energías renovables. La Coordinación de Energías Renovables de la Dirección Nacional de Promoción es una estructura informal y no existe un Coordinador formalmente designado. No se encontró evidencia de articulación de acciones entre la SE y los demás organismos involucrados en la implementación de la Ley 26.160, en particular, con el sector académico ni de acuerdos de cooperación internacional.

f)         No se encontró evidencia de la definición de responsabilidades sobre el programa GENREN ni de articulación en cuanto a su implementación. No se obtuvo evidencia de que la Secretaría de Energía coordine o supervise la implementación del GENREN. No se encontró evidencia de la definición de indicadores específicos para medir el avance en el cumplimiento de la meta del 8% ni de que se hayan establecidos mecanismos de seguimiento o supervisión ni de que se hayan previsto medidas correctivas.

g)        La política nacional sobre eficiencia energética está contenida en el Decreto 140/07 y en la normativa asociada del MPFIPYS y de la SE. Sin embargo, no se han definido metas cuantitativas sobre eficiencia energética ni indicadores específicos para medir los avances logrados.

h)        A la fecha de cierre del trabajo de campo, la implementación del Plan de Eficiencia Energética Provincial, Municipal y Local era baja (42 proyectos presentados de un total de 426 expedientes iniciados). La presentación de proyectos es responsabilidad exclusiva de los municipios, no existiendo un mecanismo de facilitación para su elaboración. Por otra parte, no existen criterios para la selección de proyectos en caso de que aumente la demanda de fondos.

 

El informe ilustra claramente que la implementación de las políticas establecidas en la Ley 26.190 han sido instrumentadas parcialmente. En particular, la Secretaria de Energía no ha desarrollado el Programa Federal para el Desarrollo de las Energías Renovables, no se ha verificado la coordinación de las actividades de investigación y desarrollo, ni se han definido las bases para el diseño de programas de capacitación y formación de recursos humanos en los campos de aplicación de las energías renovables. Por otra parte, se detectaron irregularidades administrativas y falta de documentación respaldatoria de las actividades realizadas en el marco del Proyecto de Eficiencia Energética en Argentina.

 

Este informe puede ser consultado en:  http://www.agn.gov.ar/informes/informesPDF2013/2013_081.pdf  

Anuncios